¿Qué justifica las tasas de interés tan altas de los bancos?

¿Qué justifica las tasas de interés tan altas de los bancos?

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Tasas interés de los bancos

La escasez de dinero, que se instauró durante la crisis económica en nuestro país, provocó una subida generalizada de los tipos de interés de los bancos. Pero pasada la tormenta, ¿por qué las entidades financieras siguen ofreciendo tipos tan altos? En este post os damos las claves por las que el sistema tradicional mantiene unas tasas de interés tan altas.

Las tasas, o tipos de interés, que se aplican en un préstamo dependen fundamentalmente del precio del dinero. Pero hay otros factores como la duración el préstamo, el rating (o el riesgo de la operación) y el historial crediticio del cliente, que también son fundamentales para determinar las tasas de nuestro préstamo.

Duración del préstamo

No es lo mismo pedir un préstamo a corto que largo plazo. La cuota mensual de devolución del crédito en el primer caso será mayor, al tener que devolver el dinero en menos tiempo. Mientras que en el segundo caso, pagaremos un porcentaje menor cada mes pero el coste total del crédito será mayor.

El riesgo de operación

Dependiendo del proyecto para el que solicitamos la financiación, se establecerá un rating mayor o menor en función del riesgo de la operación. A mayor riesgo, mayores intereses.

El historial crediticio del cliente

El historial crediticio, o de morosidad, del cliente es otro factor clave para determinar las tasas de devolución del préstamo. Cuanto mejor sea el historial del cliente en relación con el pago de sus facturas, más bajo será el tipo de interés.

Entonces, ¿por qué son tan altas las tasas del crédito de las instituciones financieras tradicionales? Por un lado, las entidades bancarias incluyen en el préstamo la contratación de otros productos como tarjetas de crédito, seguros, etc.

Por otro lado, la banca busca obtener el mayor margen posible para cubrir sus elevados costes de estructura y compensar los posibles casos de insolvencia. En muchas ocasiones, los bancos no evalúan debidamente a las personas o entidades a las que prestan el dinero. El coste que esto conlleva se traduce en tasas de interés más altas para el resto de clientes.

El mercado ya ofrece alternativas de financiación más baratas que las que ofrecen los bancos. Un ejemplo es el de las plataformas online, basadas en el crowdlending, que eliminan la costosa estructura del sistema tradicional y reducen el riesgo de impago de la inversión, al aprobar sólo los préstamos de personas solventes. Esto permite ofrecer unos tipos de interés mucho más baratos, en comparación con los precios que ofrece el sistema bancario tradicional.

¡Compártelo!