La economía, ¿un riesgo para la salud de las personas?

La economía, ¿un riesgo para la salud de las personas?

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Salud económica igual a bienestar

Después de años de dificultades económicas, la mayoría de las personas han visto cómo su nivel y calidad de vida han caído en picado. Y es que las crisis financieras no sólo tienen efectos en el bolsillo de los ciudadanos. El ritmo vertiginoso de los últimos tiempos y la incertidumbre de miles de familias sobre su estabilidad financiera, han hecho que los casos de ansiedad entre las personas se disparen. Hoy, en el Día Mundial de la Salud, os hablamos de la influencia que tiene la economía en nuestro estado físico y mental.

Los efectos que tiene la economía en la salud de la gente, es un asunto que se lleva estudiando décadas. Los últimos estudios de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, demuestran que el aumento de los problemas económicos puede afectar gravemente al estado de las personas. La preocupación por pagar la hipoteca, el miedo a no poder pagar las facturas y no llegar a fin de mes, o un descenso del nivel de vida puede desembocar en graves problemas de salud desde el punto de vista físico y mental. Problemas como el estrés en el trabajo o el miedo a ser despedido, suelen generar fuertes episodios de depresión que empeoran nuestra calidad de vida.

Una sociedad poco solvente daña, no sólo la economía sino también el estado de todos sus miembros. Según la Organización Mundial de la Salud, los habitantes de los países con un producto interior bruto elevado, tienen una sensación de bienestar mayor que en países con un menor índice de riqueza.

Pero la crisis y los problemas económicos de un país no afectan a todos sus ciudadanos de la misma manera. Hay colectivos más vulnerables que otros, como es el caso de los parados, las personas mayores, los inmigrantes o los niños. Estos últimos son el grupo más golpeado por los problemas que genera la pobreza, y los efectos en su salud acaban evidenciándose a largo plazo.

La enfermedad más común como consecuencia de una recesión económica es la depresión, que puede dar lugar a subidas y bajadas de tensión, taquicardias o episodios de ansiedad en quienes la padecen. De hecho, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), las dificultades económicas son una de las principales causas por las que la gente consume antidepresivos. Según la AEMPS, el consumo de estos medicamentos se ha triplicado en España durante los años de la crisis.

Uno de los mayores retos de la sociedad actual es paliar los problemas y las graves consecuencias que los problemas económicos pueden tener en la salud de las personas. Los médicos recomiendan realizar actividades que ayuden a equilibrar el estrés (el yoga, la meditación o la actividad física, son algunas de las más recomendadas). Además aseguran que hablar de los problemas que afectan a nuestro bolsillo con la familia y amigos puede ser una buena forma de combatir las preocupaciones económicas.

¡Compártelo!