10 consejos para ahorrar energía en casa

10 consejos para ahorrar energía en casa

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Consejos de ahorro energetico

Con la llegada de cada factura, la misma pregunta: ¿cómo ahorrar energía en casa? A lo largo del año, uno de los gastos más importantes de la economía doméstica es el de la energía. La luz, los electrodomésticos, la calefacción y el agua caliente engordan las facturas hasta alcanzar cotas desorbitadas para hogares que, en muchas ocasiones, cuentan con muy pocos metros cuadrados.

Hoy en día puedes consultar a diario cuánta electricidad gastas en casa. Y seguro que cuanto más observas la evolución de tu consumo, menos la entiendes y más te preguntas cómo ahorrar energía. ¿Quieres empezar a ahorrar en tu factura de la luz? Atento a estos 10 consejos para ahorrar energía.

  1. Comprueba cuál es la compañía eléctrica que más te conviene. Este es uno de los consejos para ahorrar más efectivos. Para ello puedes consultar alguna web para ahorrar o algún comparador, o incluso la web de la CNMC, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.
  2. Consulta con tu distribuidora eléctrica qué oferta es la más apropiada para tu tipo de consumo: horario nocturno, tarifa plana… Asegúrate también de que la potencia eléctrica que tienes contratada se ajusta a lo que realmente necesitas.
  3. Equipa tu casa con electrodomésticos eficientes. El poder del ahorro de los electrodomésticos de clase A+++ puede llegar a ser del 70% en el caso de neveras o calentadores de agua, que están enchufados todo el día.
  4. Elige bien tu lavadora. Una máquina con potentes programas en frío o con programas ‘eco’ te ayudará a ahorrar agua al tiempo que consumes menos energía. Por otro lado, es aconsejable restringir, en lo posible, el uso de la secadora. ¡Seca la ropa al sol siempre que puedas!
  5. Controla la temperatura de tu hogar según la estación del año. Aunque ahora ya esté haciendo frío, no malgastes calefacción: marca la temperatura adecuada en el termostato -no más de 22 grados- y no dejes las ventanas abiertas mucho tiempo: el calor debe quedarse dentro de la vivienda. Y en verano, no hagas de tu casa un congelador y mantén una temperatura media de 25°C.
  6. Cerciórate de que tus ventanas y puertas sellan a la perfección. El frío y el calor suelen escaparse por pequeñas rendijas imperceptibles. Localízalas y tápalas con burletes autoadhesivos de goma o silicona.
  7. Vigila el tipo de bombillas que utilizas y el consumo de tus lámparas. Cámbialas por luces de led. Son un poco más caras, pero gastan menos y duran más.
  8. Apaga completamente los equipos que no estés utilizando. Los botones de stand by no cortan el flujo de corriente al televisor, por ejemplo. Si no quieres estar enchufando y desenchufando todo el rato tu tele, coloca una regleta con interruptor que puedas apagar y encender cuando lo necesites.
  9. No dejes cosas enchufadas si no las utilizas. Olvida esa costumbre de dejar todo el día enchufado el cargador del móvil, un secador o el cepillo de dientes eléctrico. ¿Sabías que se podría estropear la resistencia?, ¿y que, aunque no lo creas, algunos aparatos siguen consumiendo energía?
  10. Pregunta siempre a un experto electricista. Gracias a su experiencia, podrá decirte de forma personalizada dónde ahorrar en el consumo de tu hogar.

Si llevas tiempo pensando en cómo ahorrar energía eléctrica, comienza a poner en práctica estos consejos y notarás el ahorro en tu próxima factura. Y si guardas en una hucha la diferencia entre el importe de tus viejas y tus nuevas facturas, ¡seguro que en pocos meses te haces con un buen pellizco!

¡Compártelo!